Diez Normas de Etiqueta en el Gimnasio


Publicado en Venue Magazine Julio-Agosto 2016

Un gimnasio es un lugar donde la gente va principalmente a ejercitarse, pero también es un lugar de intimidad personal, donde muchos lloran y drenan el estrés del día; para otros es una recarga de energía, otros sudan, otros van a hacer amigos nuevos… en fin, es un lugar público pero a la vez muy personal, donde cada quien va con un fin diferente. Por eso creo que deben existir normas de etiqueta que refuercen al sentido común sobre lo que se debe y no se debe hacer mientras estamos en el gimnasio. Aquí te presento diez:

  1. Vístete adecuadamente. Elige cuidadosamente tu outfit. Ponte ropa cómoda y acorde con tu cuerpo, sin exponer de más, ni demasiado escotada o apretada. Los hombres siempre deben usar una camisa. Tampoco uses ropa muy ancha que parezca prestada. Nunca uses camisetas de promoción de un supermercado ni la ropa que usas para lavar tu carro.
  2. Cuida el aseo y la higiene. Con el ejercicio físico el sudor es normal y esto genera olores diferentes para cada persona. Usa desodorante y asegúrate de que funciona. Este punto es de suma importancia para una convivencia sana y agradable. Por favor, no tratemos de enmascarar el olor con perfumes, eso lo empeora.
  3. No olvides las normas básicas de educación. Saluda al llegar. Recuerda decir “por favor” y “gracias”. No tienes obligación de hablarle a nadie en particular pero tampoco es bueno olvidarse de una regla de cortesía tan básica como es el saludo, especialmente con el personal y los entrenadores.
  4. Mantén el orden. Recuerda que otras personas también van a usar las máquinas, pesas o accesorios y no tienen que mojarse con tu sudor ni tampoco acomodar lo que tú desarreglaste.
  5. Respeta el tiempo. No es correcto abusar del tiempo de uso de algún aparato por el que esté esperando otra persona o excederse en el tiempo de uso de una ducha, de un baño, etc. No te quedes descansando, hablando y ocupando la máquina una vez que termines tu rutina.
  6. Desconéctate. No te pongas a hablar por teléfono, mandar textos, chatear o transmitir tus “experiencias” en las redes sociales si ves que eso puede molestar o impedir el trabajo de los demás. Ahora es muy común ver personas que se enfocan más en que los vean que en dedicarse a hacer sus rutinas. Si estás con un amigo, sean discretos en sus conversación.
  7. Limita tu entusiasmo. La manera como te expresas al hacer algún esfuerzo físico no tiene que sonar como gemidos, gritos y expresiones que parecen que estuvieras en pleno acto sexual o en un Grand Slam de tenis. Controla tu expresión al hacer algún esfuerzo. Cuando estés cansado, te sugiero que practiques técnicas de respiración para que tu trabajo sea efectivo.
  8. No seas juez de los demás. Concéntrate en lo que estás haciendo, no en mirar de forma despectiva o burlona a otros que no están a tu nivel. Recuerda, cada persona que está en un gimnasio tiene sus razones y muchas van para drenar problemas emocionales, depresión, estrés o problemas de salud.
  9. Cede los espacios. Si te toca comer o tomarte algún suplemento, ve a una zona despejada, no en los pasillos o en la zona de entrenamiento. Tampoco te quedes hablando o interrumpiendo el tráfico.
  10. Sé puntual. Si tienes un entrenador personal que espera por ti, respeta la hora acordada. Recuerda que tu entrenador también tiene su tiempo de trabajo al igual que a ti te gusta que te respeten tu tiempo.

Seamos sinceros, estoy segura de que todos nos acordamos de algún amigo o amiga al leer estas normas. Es importante aceptar que las normas de etiqueta para ir a un gimnasio parecen obvias, pero mucha gente no las cumple. Vamos a comenzar por nosotros mismos si queremos que las normas de etiqueta se cumplan en el gimnasio al que asistimos. Si tienes otros puntos claves para respetar la etiqueta en el gimnasio, me puedes escribir a mi email y con gusto los incluyo en mi lista.

Fitness

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *